El Omega 3 el mejor antiinflamatorio natural

El Omega 3 el mejor antiinflamatorio natural

Los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 son esenciales porque no pueden ser sintetizados por el organismo humano. Por tanto necesitamos un aporte exógeno (exterior) que debe ser suplido por la dieta.

¿Que son los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga exactamente?

Los Ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 constituyen las grasas necesarias para el buen desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano. Debido a que existen ácidos grasos que aportan beneficios y ácidos grasos que resultan perjudiciales. Es muy importante que aprendas a diferenciarlos y sobre todo que entiendas cuales son los que debes consumir con regularidad. Si tienes dudas puedes consultar directamente conmigo y las resolvemos.

Podemos distinguir dos tipos de ácidos grasos poliinsaturados: omega 3 y omega 6.

Dibujo corazón azul latiendo. Salud es vida.


El omega 3 y su efecto en el organismo:

Es un tipo de grasa poliinsaturada que debe su nombre a la ubicación de su primer doble enlace. Se considera un ácido graso esencial ya que el cuerpo no puede producirlos por sí sólo.
Entre ellos encontramos el ácido alfa linolénico (ALA) predominante, en alimentos de origen vegetal. Así como el ácido eicosapentanóico (EPA) y docosahexanoico (DHA), este último componente imprescindible de membranas celulares en nuestro cuerpo, sobre todo en cerebro y retina. Es necesario para el correcto funcionamiento del organismo.


Todos los ácidos grasos omega 3 por ser grasas poliinsaturadas reducen el colesterol malo o LDL. Tienen un efecto antiinflamatorio que podría ser beneficioso para la prevención de diferentes enfermedades y el adecuado rendimiento físico.

Los omega 3 y el cerebro:

Dibujo de una cabeza con engranajes  conectados.

Los ácidos grasos poliinsaturados están recomendados para mantener la salud cerebral. Los estudios han revelado una relación entre el desequilibrio de omega 3 en la alimentación y el deterioro del rendimiento cerebral y cognitivo.

un dato muy curioso a tener en cuenta…

  • El cerebro contiene más de 100 000 millones de células y los ácidos grasos poliinsaturados son los elementos básicos de estas células.

Estas grasas se unen a las membranas celulares e incrementan su fluidez. Es importante para el funcionamiento de cada célula cerebral. La ventaja de la fluidez de las membranas es que ayuda al cerebro a cambiar y a adaptarse a la información nueva.

Además, los omega 3 de las membranas celulares contribuyen al funcionamiento de los receptores de los neurotransmisores, lo que facilita la comunicación de información en el cerebro. Los neurotransmisores son sustancias químicas cerebrales que trasladan información en el cerebro y el organismo.

Nuez abierta representando cerebro dentro de la cabeza.

Como hemos dicho antes, el omega 3 no es un tipo de grasas que nuestro cuerpo pueda producir por sí sólo, de hecho a base de ácido alfa linolénico podemos obtener pequeñas cantidades de EPA y DHA, sin embargo, si queremos en nuestro cuerpo niveles adecuados de omega 3, resulta clave acudir a los alimentos para lograrlo.
Las recomendaciones actuales sugieren un consumo de omega 3 que represente entre el 0,1 y el 1% del aporte energético diario, lo que podría estar cubierto con unos 250 mg diarios de este tipo de grasas.


La importancia de los ácidos grasos poliinsaturados en nuestra dieta:

según señala una investigación publicada en la revista del Colegio Americano de Nutrición.

Va más allá de que no podemos producirlos en el organismo. Tienen efecto antiinflamatorio y autoinmune. Podría ayudar a reducir el riesgo o favorecer el tratamiento de todo tipo de enfermedades caracterizadas por procesos inflamatorios:

Como el cáncer, las patologías cardiovasculares o el mismo envejecimiento.

También enfermedades mediadas por reacciones inmunológicas:

La artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, lupus entre otras.

Además, por su efecto sobre los lípidos de nuestro cuerpo el consumo de omega 3, sobre todo de EPA y DHA que se reconocen como más potentes y beneficiosos que el ALA, pueden ayudar a reducir el riesgo de sufrir aterosclerosis, trombosis y otros problemas vasculares.

Para saber mas sobre los acidos grasos mas beneficiosos para el organismo te invito a visitar este enlace.

La mezcla de omega 3 y omega 6:

Los omega 3 son los precursores de hormonas antiinflamatorias, muy importantes que pueden ayudar a reducir la inflamación del cerebro.
Los omega 6 son precursores de moléculas proinflamatorias. La inflamación es importante en cantidades moderadas, pero no en el nivel que se genera actualmente con la industria de la comida rápida y envasada.

La relación entre omega 6 y omega 3 está muy sesgada a favor de los primeros porque la alimentación actual favorece claramente los alimentos ricos en omega 6, como los alimentos procesados, la comida rápida y los aceites vegetales (maíz, girasol y algodón).

Actualmente, la relación desequilibrada entre ambas grasas coloca al organismo en un estado proinflamatorio. Los estudios indican que este desequilibrio conlleva a inflamar las células a lo largo del tiempo, también en el cerebro. Dado que los omega 3 compiten con los omega 6 por su lugar en las membranas celulares, es importante alcanzar la proporción equilibrada para estimular un estado antiinflamatorio.

Si hablamos de nuestra nutrición en la actualidad podemos decir que…

  • La alimentación moderna fomenta una relación 15:1 entre los omega 6 y los omega 3. Las investigaciones apuntan a que, para una salud óptima, debemos intentar alcanzar una relación más próxima a 1:1. Para ello, hay que comer alimentos con más contenido de este tipo de grasas saludables, como el pescado de agua fría y, si es necesario, tomar complementos, así como reducir los alimentos procesados y los aceites vegetales.

Más info: https://fundaciondelcorazon.com/prensa/notas-de-prensa/2636-consumo-diario-de-omega-3-reduce-riesgo-cardiovascular.html

¿Sirve para algo este nutriente? Sí, tienen muchisimos beneficios para nuestro organismo y su correcto funcionamiento.

Según el Reglamento Europeo 432/2012 por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos, algunos ácidos grasos como el EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico) ayudan a mantener y regular la función cardíaca. Además, el DHA ayuda al mantenimiento de la función cerebral.

Recientes estudios muestran también efectos positivos del DHA sobre la visión debido a su efecto sobre los fotoreceptores y otros componentes del ojo. Eso sí, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria no ha informado positivamente sobre los efectos de los omega-3 sobre la función cognitiva o el estado de ánimo de las personas

Toma conciencia… el Omega 3 es parte fundamental de todas tus celulas. Te protege la vista, el cerebro y el corazón.

IMPORTANTE: Esta información tiene por objeto complementar. No busca reemplazar el consejo de su médico o profesional de la salud y no pretende cubrir todos los posibles usos, precauciones, interacciones o efectos adversos. Es posible que esta información no se ajuste a sus circunstancias específicas de salud. Nunca haga caso omiso de la búsqueda de consejo médico profesional o otro especialista calificado de atención médica debido a algo que haya leído en Mentenforma. Siempre debe hablar con un profesional de la salud antes de comenzar, suspender o cambiar cualquier tipo de tratamiento.